900 90 77 11 Teléfono gratuito de atención a víctimas y familiares info@asociaciondia.org

Se puede llegar a dar el caso de que tras sufrir alguno de los tipos de incapacidad permanente, ya sea total o parcial para el desempeño del trabajo, absoluta o gran invalidez, exista una mejoría que nos capacite total o parcialmente.

Prestaciones por desempleo en caso de mejora de una incapacidad permanente

Existen diferentes tipos de incapacidad permanente según la mayor o menor capacidad de trabajar.

  • Incapacidad permanente parcial para la profesión habitual:

El trabajador sufre una disminución no inferior al 33% en su rendimiento normal para su profesión habitual, sin que ello le impida seguir realizando su trabajo.

  • Incapacidad permanente total para la profesión habitual:

El trabajador debido a su incapacidad no puede seguir realizando las tareas fundamentales de su profesión habitual pero puede trabajar en otra profesión diferente.

  • Incapacidad permanente absoluta para todo trabajo:

El trabajador está incapacitado para todo tipo de profesión

  • Gran invalidez:

El trabajador incapacitado necesita de la asistencia de una tercera persona para los actos más esenciales de la vida, como pueden ser vestirse, lavarse o similares.

 

INFORMACIÓN sobre prestaciones durante el contrato laboral y en desempleo en caso de incapacidad temporal

Cómo solicitar la prestación

Si tras una revisión de una incapacidad permanente total para el ejercicio de la profesión habitual, incapacidad permanente absoluta para cualquier trabajo o gran invalidez se pasa a una situación de capacidad total o parcial para el trabajo se podrá solicitar el cobro del subsidio de desempleo por importe del 80% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples durante 6 meses, prorrogables hasta un máximo de 18.

Para su solicitud se debe hacer la inscripción como demandante de empleo en el SEPE en el plazo de un mes desde la fecha de la resolución del expediente de revisión de mejoría, permanecer un mes inscrito como demandante de empleo y suscribir el correspondiente compromiso de actividad, que conlleva no rechazar ni haber rechazado ninguna oferta de empleo ni curso de formación al que haya sido convocado por el SEPE.

Además, se debe carecer de rentas en cantidad bruta, de cualquier naturaleza, superiores al 75 % del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), excluida la parte proporcional de dos pagas extraordinarias.

En caso de tener una edad superior a los 55 años y haber cotizado por desempleo un mínimo de 6 años a lo largo de su vida laboral deberá solicitar el subsidio por desempleo específico para personas mayores de 55 años, exigiéndose los mismos requisitos y tendiendo derecho al cobro de la misma cuantía de subsidio de desempleo hasta alcanzar la fecha de jubilación.