900 90 77 11 Teléfono gratuito de atención a víctimas y familiares info@asociaciondia.org

El nuevo Baremo ha supuesto un perjuicio para las víctimas. Aquilino Yáñez aclara: las víctimas pueden negarse al reconocimiento de las aseguradoras.

El nuevo baremo y los reconocimientos médicos imparciales

Hoy compartimos un artículo del abogado Aquilino Yáñez de Andrés, especialista en indemnizaciones por responsabilidad civil, Derecho de daños y seguros. En él aborda el tema de la indefensión de las víctimas a raíz de la aprobación en 2016 del nuevo Baremo de indemnizaciones.

Lo que denuncia Aquilino es una práctica que hemos visto extenderse en los últimos meses: peritos contratados por aseguradoras que son incentivados por las compañías para hacer informes favorables para ellas, y por contra injustos para las víctimas.

Desde la reforma del Código Penal y del Baremo las aseguradoras realizan reconocimientos e informes médicos con su propio personal médico. Como señala Yánez, parece un disparate pretender ser juez y parte al mismo tiempo. Además, pareciera que el cuerpo de la víctima se convierte en un elemento de disputa, y que el derecho a su intimidad es obviado en todo este proceso.

¿Podemos defendernos las víctimas?

En este sentido, el abogado aclara que existe la posibilidad de que las víctimas de accidentes se nieguen a tal reconocimiento bajo el amparo de los artículos 1, 18.1 y 24 de la Constitución (T.C. 15-2-89).

“El art. 18.1 de nuestra Constitución garantiza la intimidad personal, de la que forma parte la intimidad corporal, inmune frente a toda indagación o pesquisa que sobre el cuerpo quisiera imponerse contra la voluntad de la persona, que queda así protegida por el ordenamiento jurídico (T.C. 15-2-89)” Fuente: Artículo ‘Reforma del Baremo de indemnizaciones y derechos esenciales de las víctimas’ de Aquilino Yáñez.

La LEC (Ley de Enjuiciamiento Criminal) deja claro que la víctima no puede ser obligada a dicho reconocimiento, sino sólo requerida para ello, ya que “una orden taxativa sería inconstitucional”.

Por último, Aquilino recuerda que el seguro de autos obligatorio no es -ni debe ser- un negocio:

“No es un negocio, sino un simple fondo de garantía, que podría perfectamente gestionar el Estado, en virtud del cual se redistribuyen los beneficios y pérdidas del tráfico rodado entre los distintos partícipes en este.” Fuente: Artículo ‘Cuerpo por papel’, un intolerable abuso.

A continuación el artículo completo:

calculo-del-nuevo-baremo-de-indemnizaciones

Fuente: Actualidad Jurídica Aranzadi, núm. 924  24 de noviembre de 2016